El reto de la climatización en proyectos de rehabilitación

5 junio, 2022 | Por URSA Ibérica

España está a la cola de Europa en materia de rehabilitación de edificios con una tasa anual de tan solo un 1%. De los 20 millones de viviendas de nuestro país, casi la mitad necesitan una reforma urgente para ser eficientes energéticamente. Uno de los principales escollos a la hora de rehabilitar un edificio son los sistemas de ventilación condicionados por el diseño del edificio. Los nuevos materiales constructivos mejoran la eficiencia de estos sistemas y además son clave para conseguir interiores más saludables.

El diseño de un edificio condiciona las opciones a las que se puede recurrir a la hora de renovar un sistema de climatización. Además, hay que considerar variables como la zona climática en la que se ubica, la orientación del edificio, la exposición solar, las necesidades ambientales según la utilidad a la que está destinado, el número de usuarios, etc. Sean cuales sean, la climatización tendrá una importancia capital en el cómputo global del consumo energético y las emisiones de gases de efecto invernadero.

En España, según informa el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía), el 80% de los edificios están calificados por debajo de la letra D, es decir, son extremadamente ineficientes desde el punto de vista energético.

Claves de la climatización en la rehabilitación

La climatización es fundamental en un edificio eficiente y saludable. La mejora de cerramientos, ventanas y aislamientos aumenta la estanqueidad del inmueble tras la reforma. Tal como detalla el estudio “Ventilación residencial. Recomendaciones básicas” de AFEC (Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización), la consecuencia es que “repercute negativamente en la calidad del aire interior, provocando problemas de salubridad y humedades si no se han adoptado otras medidas adicionales de ventilación”.

La recomendación principal es instalar un sistema de ventilación controlada preferiblemente con sistemas de recuperación de energía cuando y donde sea factible. El objetivo es garantizar la máxima calidad del aire interior y evitar el empeoramiento de la vivienda.

Por lo tanto, uno de los consejos iniciales es aprovechar las infraestructuras propias del edificio, como los shunts de ventilación o los falsos techos.

Tecnologías para la rehabilitación

Existen 3 tecnologías básicas en sistemas de climatización a considerar en un proyecto de rehabilitación.

· Climatización de flujo simple. Opción idónea en el caso que no sea posible la instalación de conductos para impulsión y extracción de aire, por ejemplo, debido a la altura de los techos u otros factores de diseño. El funcionamiento es sencillo. Se introduce aire directamente en la vivienda a temperatura exterior y no existe ningún sistema de recuperación de energía.
Normalmente, se aplica en la rehabilitación de una vivienda o un local.

· Climatización de doble flujo descentralizado con recuperación de calor. Alternativa cuando no es viable la implementación de una red de conductos que expulse el aire a la cubierta o a través de los falsos techos, pero se desee obtener un índice superior de eficiencia energética.

· Climatización de doble flujo centralizado con recuperación de calor. Tienen un flujo de entrada de aire y otro de expulsión mediante conductos, lo que permite recuperar la energía del aire enviado al exterior y suministrar aire fresco a la vivienda.

El resultado es el ahorro de energía y una mayor salubridad y eficiencia energética. Además, incorporan una serie de filtros que permiten bloquear los posibles contaminantes del aire exterior y no es necesario instalar aparatos split ni bomba de calor en cada estancia. Los nuevos paneles URSA AIR con tecnología InCare son capaces de eliminar de forma más rápida hasta el 99,99% de las bacterias que pudieran depositarse sobre las paredes internas del conducto. Gracias a la rapidez y efectividad biocida, logra un mayor cuidado de la calidad del aire que circula por el interior de los conductos de climatización y ventilación.

Además de mejorar la calidad del aire, los paneles fabricados con la tecnología InCare para la construcción de conductos mantienen las tradicionales ventajas: gran absorción acústica, resistencia térmica y excelentes valores de reacción al fuego.

Si necesitas asesoramiento en tu proyecto de rehabilitación llámanos y un técnico solucionará tus dudas.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.