El cobre como agente antimicrobiano: ámbitos de aplicación

27 febrero, 2022 | Por URSA Ibérica

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los adultos ingiramos 1,3 mg de cobre en nuestra dieta diaria. Este elemento, de origen natural, aporta multitud de beneficios para la salud: garantiza el correcto funcionamiento del sistema inmunológico. Las propiedades antimicrobianas del cobre también pueden aplicarse en los sistemas de climatización.

En el ámbito de la salud humana está científicamente probado que el cobre ayuda a mantener el corazón sano. Alimentos como el chocolate, los cereales, las legumbres o el marisco, entre otros, nos aportan cobre.

Otros ámbitos de aplicación incluyen sectores como la ganadería y la agricultura, acuicultura, arquitectura y diseño de interiores, arte, la acuñación de monedas, el sector marítimo, los sistemas eléctricos, la energía y las renovables, las telecomunicaciones, el transporte, el diseño y la fabricación industrial, los sistemas de tuberías y de aire acondicionado.

¿Cómo es posible que este material ofrezca tanta versatilidad?

Propiedades del cobre: un potente agente antimicrobiano

El Centro Español de Información del Cobre detalla que diversos estudios científicos han demostrado la eficacia antimicrobiana del cobre contra algunas de las especies más peligrosas de bacterias, hongos y virus. 

Este es el motivo que explica que el cobre sea tan ampliamente utilizado en un amplio abanico de aplicaciones e instalaciones. Por ejemplo, en centros sanitarios, el procesamiento de alimentos, los sistemas de climatización y el transporte público.

Pero eso no es todo. Las propiedades antimicrobianas del cobre lo habilitan para utilizarlo en instalaciones de agua potable. El IEC recoge que varios informes han demostrado que los tubos de cobre “reducen la formación de la biocapa de microorganismos que se forma en el interior de las tuberías de agua y minimizan el riesgo de proliferación de bacterias patógenas como la legionela”. 

Funcionamiento del cobre en los sistemas de climatización

El cobre también es utilizado en la fabricación de sistemas de tuberías y de aire acondicionado.

Todos los paneles URSA AIR cumplen con la norma UNE-EN 13403:2003 y aseguran la no proliferación microbiana por la propia naturaleza mineral de los productos.

URSA ha dado un paso más añadiendo a los conductos de lana mineral URSA AIR la tecnología InCare, una tecnología en base a iones de cobre, que inhibe de forma más rápida la capacidad de reproducción de los microorganismos como bacterias, virus y hongos en las paredes interiores del conducto. Mejorando de este modo la salubridad de los sistemas de climatización y reduciendo el riesgo de alergias y enfermedades infecciosas.

Estudios realizados por un instituto de investigación independiente de acuerdo a la norma ISO 20743:2013 avalan que los nuevos paneles URSA AIR con tecnología InCare muestran una capacidad de reducción bacteriana de hasta más del 99,99% en las paredes internas del conducto. Gracias a la rapidez y efectividad biocida, logra un mayor cuidado de la calidad del aire que circula por el interior de los conductos de climatización y ventilación.

Además, el cobre tiene propiedades extraordinarias. Su efectividad antimicrobiana perdura a lo largo de su vida útil y es respetuoso con la salud y el medioambiente.

El nuevo tratamiento es una medida complementaria a los requisitos de mantenimiento y limpieza, que seguirán siendo necesarios como marca la norma.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.